Ecuatorianos huidos de Ucrania no quieren volver: Algunas razones

El 14 de marzo arribó a Quito el tercer vuelo humanitario con los ciudadanos ecuatorianos que debieron evacuar Ucrania debido a la invasión rusa. En palabras del canciller ecuatoriano, Juan Carlos Holguín, la “Fase 4” ha iniciado y en este tercer vuelo arribaron 192 ecuatorianos con 42 mascotas. Los estudiantes y ciudadanos retornados a nuestro país han obtenido el compromiso de poder retornar a sus estudios en territorio nacional. No obstante existen algunos que decidieron mantenerse en Europa en situación irregular y solicitan a las autoridades gubernamentales ayuda diplomática para tramitar Visas turísticas con el fin de permanecer en territorio europeo.

¿Por qué no quieren regresar?

Los migrantes nacionales que huyeron de Ucrania están en riesgo de convertirse en migrantes irregulares. La Cancillería del Ecuador ha sido enfática en que no tramitaran visas europeas para los ecuatorianos afectados por la invasión rusa a Ucrania. Los estudiantes ecuatorianos manifiestan en redes sociales y diversos medios de comunicación que su negativa a regresar se debe a alguno de estos factores:

  1. Los años dedicados y avances en sus carreras universitarias peligra, debido a la situación actual de Ucrania no han podido solicitar los documentos que convaliden los años estudiados y el aval del aprendizaje.
  2. Algunos poseen préstamos universitarios de instituciones financieras ecuatorianas, por lo que regresar sin ningún tipo de garantía académica resulta en una sensación de desperdicio de su inversión.
  3. Consideran que en territorio europeo, las Universidades convalidaran sus aprendizajes en Ucrania y además podrían acceder a una educación de mejor calidad por costos iguales o inferiores a los que posee Ecuador.
  4. Desconfían de la Secretaría de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (Senescyt) y su anuncio sobre el establecimiento de mecanismos de inserción y oportunidades de estudio.
  5. Creen que el gobierno nacional no posee un plan claro para que puedan continuar sus actividades universitarias y ayuden a resolver los problemas de los créditos estudiantiles (en algunos casos).